La serie Va de Retro nos ofrece el retroanálisis de ‘Rescate Atlántida’

El videojuego programado por Pablo Ariza, con gráficos y música de Jose A. Martín, es uno de los olvidados de los 80, pero con una calidad sobresaliente

Rescate AtlantidaEl homenaje que se le ha rendido a este gran videojuego del año 1989 es realmente merecido. Y es que hubo una época en el software español, y sobre todo al final de la vida del Spectrum, en la que los buenos programas salían hasta debajo de las piedras. Este ‘Rescate Atlántida’ es un gran ejemplo de ello.

El título de Dinamic y Creep Soft es una videoaventura clásica que nos entró a todos por los ojos desde el primer momento. Sus grandes y definidos gráficos, unidos a una paleta de colores muy bien tratada lo pusieron en lo más alto del podio. Y la cosa no terminaba ahí, porque su música es una de las mejores nunca escuchadas en un videojuego de 8 bits. Ya desde el menú de inicio se nos hace ver el potencial que tiene, pero es que durante la partida (en 128k) el título hace alarde de unos cortes musicales de un nivel increíble. Todo un deleite para los oídos.

Este resumen del canal GameXploitation nos recuerda que hubo grandes videojuegos en el panorama español, y con esta serie Va de Retro lo tenemos muy fácil para rememorar aquellas tardes de nuestra niñez. En este vídeo podemos ver varias versiones además de la de Spectrum, entre ellas las de MSX y Amstrad. Disfrutad de esta visita al pasado:

Retro-análisis: ‘Astro Marine Corps’ de Dinamic para Spectrum (1989)

El juego fue programado por Pablo Ariza, quien posteriormente nos haría llegar juegos como ‘Rescate Atlántida’, de una magnífica factura  

AstroMarineCorpsComo siempre, al Spectrum se le ha tildado de micro-ordenador con pocas posibilidades técnicas, de recursos más bien pobres y de escasa capacidad de proceso. Y a sus detractores, en cierto modo, no les falta razón, aunque esto debería analizarse de una manera más pausada. Nuestra pequeña máquina siempre ha tenido grandes figuras de la programación que han sabido exprimir sus circuitos al máximo, llegando a perpetrar auténticas joyas jugables.

En aquellos días, ya en plena caída de los ordenadores más modestos como Spectrum, Amstrad y MSX, las compañías de software conocían muy bien las máquinas para las que sacaban sus juegos. En Dinamic, que era ya una compañía de renombre dentro de nuestras fronteras, sabían que había que apostar por programas que llegaran al gran público por los ojos, adornándolos con las mejores galas. Y todo empezaba por portadas espectaculares, seguidas de grandes campañas de marketing en revistas y medios de publicidad. Pero toda esta maquinaria no podía ser todo fachada, para ello tenían que proveerse de los mejores programadores y grafistas. Y en eso ha radicado siempre el éxito de esta compañía española, saber rodearse de los mejores freelance para construir los mejores y más competitivos títulos del mercado.

Sigue leyendo