Vivencias: ¡Bits, para qué os quiero! – ‘Blade: The Edge of Darkness’ de Rebel Act Studios

Es uno de los videojuegos para PC que se ha ganado a pulso la vitola de clásico y referente de los títulos de espada y brujería

Como casi todo el que recuerda el videojuego de Rebel Act Studios, tuvimos noticia de que se estaba desarrollando durante el año 1996. Ese fue el punto de partida por el que supimos de la planificación de algo muy grande, creado por un solvente equipo de profesionales españoles y, con más concreción, desde Madrid.

Lo que quiero conseguir con este artículo no es un análisis de ‘Blade: The Edge of Darkness’, para eso ya existen cientos de reseñas y críticas en muchas otras webs, e incluso vídeos de YouTube. Con estas líneas quiero plasmar el ambiente previo a la llegada de esta magna obra, las impresiones que me produjo probarlo por primera vez y qué nos ha dejado a día de hoy su legado.

Sigue leyendo

Vivencias: ¡Bits, para qué os quiero! – ‘Flashback’, de Delphine Software

Vuelve nuestra sección retrospectiva para recordar uno de los mejores videojuegos de la época de los 16 bits

A estas alturas, nadie puede dudar del legado que nos dejó el título de Delphine Software y US Gold para nuestros PC compatibles. La referencia que creó el señor Paul Cuisset es ya uno de los estandartes más valorados de los juegos de acción y aventura, digamos que es una de las piedras angulares del género. No se podría hablar hoy en día de los juegos de plataformas y acción sin tener en cuenta a ‘Flashback’.

Sigue leyendo

¡Bits, para qué os quiero! ¡Ya está aquí el verano!

¿Recuerdas cuando eras niño y los tres meses de vacaciones parecían un mundo?

8bits¿Quiénes entre nuestros lectores, que tengan más de 30 años, no recuerdan su salida del colegio en junio? En aquellos tiempos, los chavales aún no estábamos conectados a Internet, ni falta que hacía. Cualquier juego en la calle era más valorado que pasar muchas horas delante de una pantalla viendo los programas de la tele. Después de un duro curso escolar, en el que teníamos que aplicarnos para aprobar todas las asignaturas si queríamos una recompensa veraniega, llegaba la diversión con mayúsculas: las merecidas vacaciones.

Era muy corriente que los niños y niñas fuéramos a la piscina, jugásemos con otros chavales en la calle (peonza, canicas, cromos, fútbol…) o frecuentásemos algún bar con máquina recreativa, o en su defecto algún salón de juegos que estuviese cerca de casa.

Pero un día llegó a nuestras vidas un aparato que cambió por completo nuestra concepción de la diversión; es un momento inolvidable para todo aquel que haya crecido con él: el primer ordenador en casa (o computadora, según parece ser que es la correcta acepción; nosotros lo llamaremos ordenador, por eso de saltarnos las reglas…). Desde el preciso instante en el que llega una máquina compuesta por unos y ceros en su fuero interno al hogar, es imposible no caer en sus redes. A partir de entonces la convivencia familiar cambia radicalmente…

Sigue leyendo