‘Slobulus’ nos trae de vuelta al Spectrum mediante sus análisis de juegos

Hace poco tiempo analizó ‘R-Type’ en su canal y ahora lo hace de nuevo con ‘Arkanoid’ 

El Rincón de SlobulusEn esta ocasión traemos los últimos episodios reseñados en su sección ‘Memorias Spectrumeras’, pero anteriormente también han aparecido juegos comoSmash TV o Forgotten Worlds, todos ellos programas muy recomendables y que, como género arcade, hicieron las delicias de muchos jugadores de la época de los 8 bits.

Qué vamos a comentar de ‘R-Type’ que no se haya dicho ya. Es un shoot’em up de la vieja escuela realizado por Irem que apareció en el año 1987 en máquina recreativa. Posteriormente llegarían varias conversiones para diferentes consolas y ordenadores, tocándole, por supuesto, al Spectrum, en un juego que poseía muchas de las características de la máquina original, salvando las diferencias obvias entre versiones.

Por otro lado, uno de los “machaca-ladrillos” más importantes de la época vino de la mano de ‘Arkanoid’ en 1986, configurando todo un reto para los amantes de los juegos de dinámica sencilla pero realmente adictiva. Este juego de Taito llegó en un momento en el que comenzó la saturación en el mercado por este tipo de programas, pero supo dar un nuevo punto de vista, dejando constancia de su originalidad y calidad.

No perdamos más tiempo y demos paso a las vídeo-reseñas que ha preparado Slobulus para recordar tan insignes juegos en su canal:

R-TYPE:

ARKANOID:

‘Ping Pong’, la conversión de Imagine para Spectrum, en El Rincón de Slobulus

El juego fue inicialmente realizado por Konami, una de las mejores compañías de videojuegos de los 80

Ping Pong (Spectrum)Una nueva Memoria Spectrumera perpetrada por el maestro Slobulus ha llegado. Hacía ya unos meses que el conductor de podcast tan interesantes como IGN RetroPodcast o El Mundo del Spectrum Podcast, entre otros programas, no nos traía nuevos análisis para la máquina de Sinclair.

La verdad es que la decisión de reseñar un juego como ‘Ping Pong’ ha sido muy acertada, pues el juego de Konami es realmente bueno en su versión de recreativa, cosa que también sucede con la conversión para Spectrum, cuya autoria pertenece a Imagine y, en concreto, al malogrado Jonathan Smith.

El juego es un derroche en cuanto a jugabilidad, siendo ésta la verdadera característica destacable. Su música de presentación nos dejó también a todos un buen sabor de boca, sobre todo porque destila calidad y es muy pegadiza. Los gráficos cumplen con su cometido, sin destacar sobremanera, y la dificultad nos propone un desafío que va in crescendo, dándonos la posibilidad de probar nuestra habilidad en todo momento.

El juego sale muy bien parado en las puntuaciones, después de haber visto todo el análisis que hace el amigo Slobulus. Pero lo mejor es que veáis este nuevo programa vosotros mismos, ahí os lo dejo: