Vivencias: ¡Bits, para qué os quiero! – ‘Alan Wake’ de Remedy Entertainment

Alan Wake, según sus autores, iba a ser una serie de televisión, pero el mundo de los videojuegos se cruzó en su camino y acabó convirtiéndose en un título de terror psicológico como muy pocos ha habido

Como es habitual en esta sección, la manera de contar mi relación con este videojuego será tratada desde el prisma de la experiencia. El primer contacto que tuve con esta obra de Remedy Entertainment fueron sus primeros anuncios en la prensa, seguramente en el año 2005, cuando se comenzaba a oír que los autores de Max Payne estaban enfrascados en un nuevo proyecto que tenía que ver con el terror.

Desde sus inicios, se hablaba sobre que Alan Wake sería un sandbox, o lo que es lo mismo, un videojuego orientado a grandes espacios abiertos, con entera libertad para deambular por su mundo. Esto cambió drásticamente con el tiempo, y Alan Wake se convirtió en otra cosa.

Desterrados todos los miedos iniciales, una vez que pude ver las primeras imágenes, toda duda se disipó. El videojuego de Remedy ya no tendría la libertad que se le presuponía en sus inicios, pero sería, en cambio, su ambientación lo que más llamaría la atención. Su aspecto general tenía muchos aires de novela de terror, sobre todo se parecía mucho a aquellas novelas de Stephen King que trataban sobre hechos sobrenaturales y sobre el propio oficio del escritor.

En los meses previos a su salida era muy habitual ver vídeos, noticias y reportajes que hablaban sobre las bondades que portaría el título en todos sus apartados.

Sigue leyendo