Hardwageddon: Hobbyconsolas habla sobre la consola Turbografx

En este reportaje los redactores Daniel Quesada y Bruno Sol comentan todos los detalles sobre una de las consolas menos conocidas y de más valor de la historia de los videojuegos

No ha sido hasta hace pocos años cuando se ha comenzado a conocer la historia que había detrás de Turbografx. La gente comenzó a indagar sobre esta consola japonesa que tuvo un gran éxito en su país natal, pero que en el resto del mundo no llegó a cuajar.¿Los motivos? Pues en gran parte su batacazo en los mercados americano y europeo vino dado porque su catálogo estaba demasiado «japonizado», las temáticas de los juegos -en algunos casos- no casaban demasiado con nuestra cultura europea, y el esfuerzo en marketing fue más bien un desastre, condenando a la consola al ostracismo y dejándola morir en la vieja Europa.

Turbografx, como se la llamó en occidente (PC Engine en Japón), llegó a tener un catálogo de unos 290 juegos en el país del sol naciente, muchos menos por nuestros lares, aunque todos ellos tenían un denominador común: su aspecto de 16 bits gracias a la GPU. Fue una consola con muy buenas conversiones de máquinas recreativas, ahí tenemos ejemplos como ‘Shinobi’, ‘Twin Cobra’, ‘R-Type’, ‘Street Fighter II’, ‘Ninja Spirit’, y muchos otros que son verdaderas joyas que alcanzan en la mayoría de ocasiones casi el pixel perfect por lo parecidas que son a la recreativa original. 

En el vídeo que os traemos, Daniel Quesada, acompañado por Bruno Sol, nos presentan esta minusvalorada consola en nuestro país que, sin embargo, tuvo un éxito masivo en Japón, llegando a vender unas diez millones de unidades entre unos modelos y otros de la misma. Disfrutad de las explicaciones sobre su historia, diferentes modelos y algunos de los videojuegos de su catálogo. 

Video